Night-blooming genera

 

El pasado 5 de diciembre se develó finalmente el ganador del Premio Turner en su edición 2016, en una decisión que pudiera catalogarse como sorpresiva. Si bien desde que fueron anunciados los finalistas Anthea Hamilton era la favorita para hacerse con el galardón, fue Helen Marten, escultora de 31 años de edad (la más joven entre los finalistas) quien entrará con letras capitales en la historia de uno de los concursos de arte más prestigiosos del Reino Unido.

Pudiera pensarse que una de las premisas del Premio Turner es estimular la polémica en torno al arte contemporáneo, dado el carácter de muchas de las obras que han resultado ganadoras en el pasado, cuyo carácter es atrevido, contestatario, paródico y desenfadado. No obstante, en esta ocasión la controversia va por otros derroteros, pues la obra vencedora pudiera ser quizás muy “seria” para lo que acostumbra este certamen. En Night-blooming genera, trabajo presentado por Marten, hay un uso lírico de los materiales utilizados para describir de forma poética un tema tan crudo como la discriminación en el Reino Unido.

Para esta pieza de claro corte social, Helen Marten se sirvió de objetos cotidianos y material de desecho, como pocillos y utensilios de plástico y metal para crear una suerte de collage tridimensional de líneas simples y sobrias y estilo minimalista. Según el jurado del Premio Turner en su veredicto, “Helen Marten reúne una gama de objetos hechos a mano y recolectados que encuentra en la vida cotidiana, como también otros más inusuales ‒incluyendo copos de algodón, suelas de zapatos, mármoles, huevos y piel de serpiente‒, resultando un collage de objetos e imágenes con una intención juguetona, creando puzles visuales poéticos que parecen invitarnos a un acertijo”.

Helen Marten parece encontrarse en un buen momento de su carrera. No solo acaba de ser la ganadora del Premio Turner, sino que también ganó el primer premio de Escultura otorgado hace un mes por el centro de arte The Hepworth Wakefield, y en 2015 fue seleccionada para participar en la Bienal de Venecia con Lunar nimbs. En ese mismo año presentó Eucalyptus let us in en Nueva York.

Los finalistas del Premio Turner 2016 fueron Michael Dean, con sus esculturas rodeadas de peniques; Josephine Pryde, quien presentó una instalación fotográfica acompañada de un tren a escala; y Anthea Hamilton, con su reproducción monumental de un par de nalgas atravesando un muro.

Fuente y créditos de las fotos

Arte al límite